Apuntes que surgen del curso

Archivo para abril, 2012

Luis puso esta tema el otro dia, un mundo mejor sin notas!

The world would be a better place without grades. My opposition to assigning them grows to a near-religious fanaticism at this point in the semester, when my desk, kitchen counter and handbag are overflowing with students’ papers that must be graded. They call to me at night, those earnest words and eager political analyses from young people, awaiting my assessment.

But not grading these mini-masterpieces would not lessen my workload. In fact, it would complicate teachers’ lives if we could no longer array our students along an alphabetic continuum.

Without grades, we would be forced to offer detailed, critical assessments of our students’ strengths and weaknesses, both to them and to future schools and employers. We would need to pay closer attention to their process and their progress rather than just their final products.

Grades encourage students to focus on the external assessment of a single person — or a small group of people — rather than on true exploration and learning. What would happen if students were free to experience classes, retain information and build connections without fear that their futures hung in the balance of a single imperfect product?

Students often feel deflated when their best efforts lead to only mediocre grades. I feel for the ones who complain: “But I worked soooo hard!” It’s true that some students can put forth great effort but achieve only average results, while others can barely lift a finger and manage near-perfection. An A for effort barely soothes the C at the end of the semester.

There is an inverse relationship between maximizing grades and exploring intellectual interests. A conscientious student focused on her future, who knows that she must demonstrate mastery through good grades, is less likely to try something challenging, to take the hard class or to venture into unfamiliar territory. Educators want students to take the hardest classes, to attempt the tough skill, to risk the great failure. How can they when their futures hang in the balance of a B?

And let’s face it, grades are not very good predictors of accomplishment, curiosity, happiness or success. Remember President George W. Bush assuring Yale’s Class of 2001 that the C students could aspire to the Oval Office?

I borrow my philosophy of education from Antoine de Saint-Exupery, the author of “The Little Prince”: “If you want to build a ship, don’t drum up people together to collect wood and don’t assign them tasks and work, but rather teach them to long for the endless immensity of the sea.” Grades get in the way of our longing for the sea and encourage us to put down anchors safely near the shore. Let’s see what happens when imaginations are unfettered by the terror of a C.

http://mhpshow.msnbc.msn.com/_news/2012/04/20/11313906-office-hours-lets-get-rid-of-grades

Mujeres, rebeldes, y siempre mujeres

Uruguay: Entrevista con Nino Oliveri durante la presentación de la exposición fotográfica “Mujeres rebeldes. Capítulo 1: Mesoamérica”

Mujeres, rebeldes, y siempre mujeres (Por Carlos Amorín Rel-UITA )

El fotógrafo italiano Nino Oliveri está presentando en Montevideo una exposición de sus obras llamada “Mujeres rebeldes. Capítulo 1: Mesoamérica”.* Sus intereses artísticos y sociales a menudo lo han llevado a encontrarse en el terreno junto a diversas luchas de organizaciones vinculadas a la UITA. Sirel dialogó con él sobre el contenido de esta exposición.

-¿Cómo y por qué viniste a América Latina?

-Me formé en Ciencias Políticas en la Universidad de Lancaster, en Inglaterra y luego hice una maestría en la Universidad de Londres. Llegué a México en 2003 atraído por la experiencia zapatista en las comunidades de Chiapas. Allí se inició mi proceso hacia convertirme en un fotógrafo.

 

-¿Cómo fue eso?

– Fue un proceso de aprendizaje muy fuerte que cambió muchas cosas en mí, porque encontré algo que no existe para nada en Europa donde todo está muy mercantilizado y las luchas políticas no salen del contexto tradicional. En Chiapas había una práctica revolucionara en curso, y eso me cambió la cabeza. Hice un proceso crítico de la democracia burguesa.

 

-¿Por qué caminos llegas a la fotografía?

-En septiembre de 2003 hubo una Cumbre contra la OMC en Cancún, y en esa oportunidad acompañé a la representación que acudió desde Chiapas. Fue entonces que comencé a tomar fotos y a publicarlas, lo que me dio la posibilidad de entrar en contacto con muchos medios de información independientes, alternativos. Pude ver de cerca las limitaciones de los medios convencionales, y la gran libertad que se tiene cuando se es independiente. También aprendí que el acceso a la información debería ser un derecho para todos los pueblos, pero actualmente no es así.

 

-¿Cuál es el contenido de tu exposición?

-Es un proyecto que se ha desarrollado en varios años. La idea es invitar a una reflexión sobre el tema de género. Vemos que en el mundo occidental todo está comercializado, incluyendo a los sentimientos humanos. Muchos movimientos sociales latinoamericanos hacen un fuerte cuestionamiento al rol tradicional de la mujer. El modelo de belleza femenino que nos viene impuesto desde Europa es una mujer llena de curvas, preferentemente rubia, modelada en cirugías estéticas. En México y Centroamérica conocí otros modelos muy diferentes de belleza, más vivos y puros, esencialmente de los pueblos originarios. Fotografié a estas mujeres que no están recluidas en las cocinas ni lavando la ropa sino que también participan en los procesos sociales y políticos. Aprendí que el motor verdadero de estas rebeliones es la mujer, que además de ocupar un puesto concreto en la lucha no deja de ser madre, hija, abuela, compañera, esposa, etc. Además de ser activista, la mujer continúa desarrollando muchos de los papeles que le son culturalmente asignados.

 

-¿El hombre no lo hace?

-No, el hombre suele poner en contradicción el compromiso social, la rebeldía y la militancia con su presencia en la familia, en su casa, con sus amistades. Es el modelo del Che Guevara. Pero con mucha sorpresa allá descubrí esta característica de la mujer, e intenté plasmarla en mis fotografías.

 

-¿De qué regiones provienen tus fotos?

-Estuve en Chiapas, en Oaxaca durante la rebelión, donde pude ver que las barricadas se mantenían gracias a que las mujeres se ocupaban de llevar la comida, de atender a los heridos, de cuidar a los hijos y además de estar en las barricadas. También viajé por el norte mexicano, Guatemala y Honduras, donde coincidí en varias oportunidades con mi compatriota el periodista Giorgio Trucchi, corresponsal de la UITA en la región. Esta exposición refleja ese periplo.

-¿Cómo llega esta exposición al Uruguay?

-Estoy desde hace seis meses instalado en Buenos Aires con mi compañera, y mi intención es iniciar un Capitulo 2 que abarcará la mujer del Cono Sur, esto es Chile, Argentina, Paraguay y Uruguay, y luego un tercer capítulo que sería ecuatorial con el resto de los países de América del Sur. Pero antes quiero mostrar esta parte del proyecto que ya está terminada.

Nota: La exposición estará en Argentina del 22 al 29 de abril – Casa del Arbol, Fitzroy 2483, Palermo Buenos Aires . Inauguración domingo 22 de Abril a las 19hs.

Fuente: Rel-UITA http://nicaraguaymasespanol.blogspot.com/2012/04/uruguay-mujeres-rebeldes-y-siempre.html

 

Psychology Today, artículo para pensar en que las cosas SI pueden cambiar

Bad to the Bone: Are Humans Naturally Aggressive?

Aggression is not our nature, but it is in our potential.

Published on April 18, 2012 by Agustín Fuentes, Ph.D. in Busting Myths About Human Nature

At the recent American Association of Physical Anthropologists meetings in Portland, I sat through an interesting talk about lethal aggression in chimpanzees. The presenter, Michael Wilson from the University of Minnesota, did a good job of laying out a substantial overview of all the data we have on chimpanzee lethal aggression. Bottom line: chimps can be pretty violent, especially males. But exactly why they are violent is not fully understood. Importantly, if one removes the largest and most violent population from the dataset, then no single explanatory pattern emerges. Of course, this fuzzy and interesting conclusion is not what is making the rounds in the twitterverse.

Rather, folks are saying that this is just further evidence that chimpanzees, and their closest relatives (humans), are aggressive by nature. If this is true then domestic abuse, bullying, and warfare are pretty much to be expected: it is just the way we are.

Final del formulario

Or not. Let’s get our myth busting caps on and think about this; what does it mean to be aggressive by nature? Even more the point, what is aggression and where does it come from?

If humans have evolved as aggressors, if using violence is a core part of our nature, then aggression needs to be a thing (a trait) that can be targeted and shaped by evolutionary processes. There also needs to be evidence that humans (and our primate relatives) regularly rely on aggression, over other types of behavior, to achieve mating and other social successes.

Ok, so what do we know?

Aggression is not a single trait, or an easily described behavioral system. It is not a thing that has evolved as a package, but rather it is a suite of behaviors that has a dynamic and complicated range of expression. Anthropologists, biologists and psychologists note different behaviors and patterns of “aggression” when defending yourself versus when planning an attack, from mothers defending their infants, from predators chasing prey, in fear-induced aggression, in sex-related aggression, and in territorial aggression.

In humans there are no consistent patterns of aggressive behaviors that make men have more luck with women or succeed over other men for status, even though sometimes aggression does play a role. Even when fighting, many of the most effective professionals (such as in boxing and ultimate fighting) are good because of their ability to strategically constrain their aggression.

Ok, but what if aggression is itself a physiological system (part of our body) that has been favored over evolutionary time?

It’s not. Unlike a femur (the long bone in your upper leg) there is no single thing or pattern that we can measure and label as “aggression.”  While we know that certain parts of the brain (the prefrontal cortex, the amygdala, the hypothalamus) interact with certain neurotransmitters (serotonin, Monoamine oxidase A (MAOA)) and a range of steroid hormones (like testosterone and other androgens) work together to produce aggressive behavior, we also see that there is no specific physiological or neurological system designed for aggression.  Everything involved in the expression of aggression is tied to other systems and its use in behavior is highly contextual.

For example, take Monoamine oxidase A (called the “the warrior gene”). One version of this gene is associated with hyper aggression in males (it is little studied in females). However, expression of this gene is related to childhood stressors and life experience. We see that a slightly larger percentage of men with the “aggressive” version of this gene (compared to those without it), who live through real childhood trauma and social stress are highly violent and have trouble controlling their behavior as adults. But many of those with the “warrior” version of the gene don’t have these problems at all (me, for example). These same kinds of complexities are true for serotonin, testosterone, and the other hormones and neurotransmitters associated with aggression.

There is no consistent system or pattern in the human body or mind that we can point out as the seat or the main actor in aggressive behavior.

Well, what about the other primates and our fossil ancestors; our evolutionary comparisons? We know that common chimpanzees can be highly aggressive, but their sister species, the bonobos, rarely are; and both are equally related to humans. Across the primates you find that within-species violence resulting in death is rare, and not wide-scale. There is also no one dominant or consistent pattern of male aggression tied to mating success across primate species. While aggression is important in the social lives of monkeys and apes (as in humans) it is not the “driver” of social systems.

In the human fossil and archeological record there is no good evidence of intense aggression and warfare until very recently, and it is associated with the advent of permanent settlements, agriculture, and social stratification. Increased social inequality and more complex political and economic systems seem to correlate with more types of aggression and violence in human societies. Interestingly, these scenarios also correlate with larger and more complex peaceful relationships amongst and between peoples.

Humans can, and do, engage in a wide variety of aggression. However, aggression is not our primary “go to” behavior as successful organisms. There is insufficient evidence to argue that we have evolved a suite of specifically aggressive behaviors to succeed in the world. In fact, it is largely our abilities to get along and to negotiate complex social problems, with and without aggression, that make humans one of the most successful species on this planet (a topic for a future blog).

If you really want to think deeply about aggression, violence, abuse, warfare, and human nature, have a look at the references below; where everything I’ve stated here is discussed with details, data and explanation. Dive into the actual datasets and debates, and go bust some myths for yourself.

 

Archer, J. (2009) The nature of human aggression. International Journal of Law and Psychiatry 32: 202–208

DeWall, C.N. and Anderson C.A. (2011) The general aggression model. In Shaver, P.R. and Mikulincer, M. Eds. Human Aggression and Violence: causes, manifestations, and consequences.  American Psychological Association Pp.15-33

Ferguson, B. ( 2011) Born to live: challenging killer myths. In Sussman, R.W. &Cloninger, R.C. Eds. Origins of Altruism and Cooperation. Developments in Primatology: Progress and Prospects, Volume 36, Part 2, 249-270

Fuentes, A (2012) Race, monogamy, and other lies they told you: busting myths about human nature, Berkeley, University of California Press

Fry, D. (2012)  War, Peace, and Human Nature.  New York, Oxford University Press.

Hart, D.L. and Sussman, R.W. (2008) Man the hunted: primates, predators, and human evolution. New York: Basic Books

Muller, M. N. and Wrangham, R.W. (2009) Sexual coercion in primates and humans.  Harvard University Press

Nelson, R.J. and Trainor, B.C. (2007) Neural mechanism for aggression Nature Reviews Neuroscience 8:536-546

Siegel, A. and  Victoroff, J. (2009) Understanding human aggression: New insights from neuroscience. International Journal of Law and Psychiatry 32:209-215

Walker, P.L. (2001) A bioarcheological perspective on the history of violence. Annu. Rev. Anthropol. 2001. 30:573–96

 

http://www.psychologytoday.com/blog/busting-myths-about-human-nature/201204/bad-the-bone-are-humans-naturally-aggressive

Desde el exterior hacia el interior

Me pareció muy productiva la clase de hoy, no sólo porque se emocionan mucho, pero porque entendieron cuan serio es el tema y sus efectos simbólicos y materiales. Llamarse a las personas cosas denigrantes puede terminar en violencia física, y ciertamente violencia psíquica. Yo les incluyo aqui el link (hay que copiar y pegar en el buscador) de la entrevista que me hicieron el otro dia en Todelar. ¿Por qué? por el comentario de FEA. En cortas palabras el entrevistador (quien nunca me ha visto, lo hace se “asumir” )me llama fea, porque solo las feas se preocupan por ser inteligentes (por ser feas), etc.etc. y todas sus demás implicaciones. Lo interesante es que la carga de defenderse de lo feo me la ponía a mí. Ahora, digamos, como muchos dijeron en clase hoy, que en mi cabeza no me considero fea, entonces, no me afecta, pero aunque no me afectara, el decir “no soy fea” vuelve al sistema de criterio discriminatorio del entrevistador, que es decir, NO soy FEA, pero sí hay otras que sí son, y ellas sí pues, son blancos de discriminación, pero yo no, entonces no me importa. Obvio que no es el punto, el punto es que el mero tener un criterio de fea para mujeres, no es solo ofensivo a nivel psíquico, digamos que se sienten mal las supuestas feas, pero en el nivel material los hacen ser receptores de agresión y tener más dificultad en conseguir trabajos, buenas notas, etc. Todo un espectro de privilegios que la gente regala a los que conforman al concepto dominante de “bonita, linda o sexy”. Volviendo entonces a lo de la victima de la palabra gordita, ella, aun con toda su autoestima si tiene, todavía va a ser discriminada a nivel material. Yo no estoy de acuerdo con poner la carga de “superarlo” a la víctima. Y cuando lo convertimos a lo material, no creo que estén tampoco de acuerdo con la discriminacion material y violenta contra una personas por supuesta gordita, fea, o lo que sea.
el link de la entrevista, corta y pega en su buscador

El Tema de la Equidad es una Garantia de la Democracia

El Tema de la Equidad es una Garantia de la Democracia
Escrito por Martha Valderrama
Martes, 11 de Mayo de 2010 23:06

“La primera división del trabajo es la que se hizo entre el hombre y la mujer para la procreación de hijos”. Y hoy puedo añadir: el primer antagonismo de clases que apareció en la historia coincide con el desarrollo del antagonismo entre el hombre y la mujer en la monogamia; y la primera opresión de clases, con la del sexo femenino por el masculino” Federico Engels, Origen de la Familia la Propiedad Privada y el Estado. Editorial Fundamentos 13a. Edición Madrid,  1996. Primera edición 1881. 

 

Hace poco hablaba con un amigo sindicalista sobre  temas de  género y él muy orgullosamente me decía que su propuesta era que las mujeres tuviesen unas jornadas laborales más cortas para que pudiesen hacerse cargo de la familia y de los hijos, pues, consideraba él, la liberación de la mujer y su incorporación a la vida laboral estaba acabando con la familia y estaba dejando a los hijos a su propia suerte, expuestos a las drogas, las pandillas, los abusos… 

Recordé esta frase de Engels publicada desde hace 118 años y también se me vino a la cabeza lo que está pasando en Suecia, después de Noruega, el país con el más alto índice de equidad de género.  Y es que precisamente el gobierno conservador que ahora está dirigiendo los destinos de  Suecia, ha propuesto reconocer económicamente a las mujeres el trabajo del hogar y las mujeres suecas se oponen a ello. ¿Por qué?  Pues precisamente porque por haberse aislado socialmente durante siglos para cuidar a los hijos, es lo que ha permitido que la mujer  sea acallada. En muchas ocasiones las mujeres somos más, pero siempre hacemos menos bulla. Nos cuesta participar visiblemente porque no tenemos la experiencia. Hace muy poco hemos tomado las plazas públicas y los espacios que eran por tradición de los hombres. Y aún hoy que participamos bastante, delegamos nuestro liderazgo en quienes tienen más poder, más visibilidad, más experiencia en la vida pública.   Recuerdo un episodio que siempre relato a las mujeres. Hace dos o tres años estaba creando una asociación de mujeres en un pueblo boyacense. Veníamos reuniéndonos por meses y llegó la hora de conformar la Junta Directiva. A esa reunión acudió un joven que llamaremos Jacinto. Se presentó tímidamente y dijo que como su madre era una anciana y estaba muy enferma no podía asistir pero que lo enviaba a él para que la representara. Ninguna mujer opuso reparo. Al momento en que pregunté… Bueno ¿Quien podría ser la Presidenta de la Asociación? Las mujeres se miraron entre si y casi a coro respondieron: “Pues será don Jacinto…” el único hombre de la reunión y quien había llegado por accidente… de suerte ese horror, la Asociación de Mujeres presidida por un hombre, no se consumó. En nuestro entorno existen barreras físicas que se ven y a las que es muy fácil nombrar y existen otras  que se presentan como obstáculos que impiden o dificultan la realización de una determinada tarea o actividad, afectando de esta manera la plena integración social de las personas. Éstas no son físicas, sin embargo son demoledoras porque producen exclusión y desigualdad en muy altas proporciones, pueden ser barreras raciales, lingüísticas, culturales, económicas -de pobreza – o de género… Sin duda, estas últimas articulan realmente todas las desigualdades y todas las exclusiones.  Los seres humanos, hombres y mujeres,  especialmente nosotras, nos la pasamos como en una “carrera de obstáculos” obligadas a superar múltiples sistemas de dominación que se muestran en forma de barreras materiales o simbólicas; culturales y sociales y que son las que permiten la  exclusión.  Me parece pertinente nombrar aquí, en el contexto de “Acordar el Futuro”: esas barreras de género, que se han convertido en los últimos  años,  quizás en el punto fundamental de lo que es una agenda política no solamente de izquierdas, sino de los verdaderos demócratas que consideran la necesidad de una transformación social. Estas barreras, aunque en ocasiones no se puedan ver, tienen muchas dimensiones y se convierten en una excusa incluso de auto discriminación.  Es importante entender que las mujeres demócratas no estamos pidiendo “voltear la tortilla” y regresar al matriarcado. Pedimos equidad, igualdad de oportunidades y ser valoradas en nuestra diferencia. Equidad no para que la sociedad olvide la ética del cuidado, sino para que el Estado asuma su papel en el bienestar de la sociedad; para que se comparta la responsabilidad del trabajo gratuito que hacemos las mujeres al interior del hogar y el cuidado de las personas dependientes. Equidad para responder por la educación y el afecto de los hijos. Equidad en la participación en actividades sociales y políticas en horarios extra laborales. Igualdad de oportunidades para acceder a los cargos en donde se toman decisiones. Igualdad de oportunidades para acceder al crédito y a la propiedad (según el Informe sobre Desarrollo Humano del PNUD únicamente el 1% de la propiedad mundial está en manos de las mujeres). Igualdad de oportunidades para que la pobreza y las políticas neoliberales no tengan un rostro mayoritariamente femenino (en el mismo informe del PNUD sobre Desarrollo Humano se afirma que de cada 10 pobres en el mundo, 6 a 7 son mujeres). Nuestra lucha no es contra el género masculino, es para que se reconozca la “espada de Damocles” que pende de mirar con desprecio los temas de género. Pues allá donde se recortan las políticas sociales aumenta el trabajo gratuito y no remunerado de las mujeres. Las políticas de bienestar, de cuyas  tareas el Estado neoliberal quiere evadirse, son trasladadas a la familia y dentro de la familia, las mujeres las asumimos.No podemos negar que los últimos tiempos ha aumentado la tasa de inserción laboral de las mujeres. Pero nos estamos insertando en un mercado laboral  nuevo, que no existía hace 20 años. Especialmente en lo que se ha denominado el tercer sector. Además, en medio de una crisis evidente porque cambiaron las condiciones en las que negociaban los trabajadores como sujetos colectivos. Con la pérdida de los derechos laborales que se reconoce con el infame concepto de “flexibilidad laboral”, lo cual no es otra cosa que el desconocimiento de lo que habíamos conseguido con años de lucha.  Han cambiado las condiciones y con estas hemos perdido tanto los trabajadores hombres como las mujeres. El pacto social para un Estado de Bienestar está completamente desactivado y con el mismo, también se debilitó aquel del cual se hablaba al inicio de este artículo, que se refiere a la figura del varón como el “proveedor universal”, que consiste en que los varones ganan un salario que alcance para mantener a toda la familia y que las mujeres se dedican al trabajo gratuito, dentro del hogar.Este pacto se ha desactivado y las mujeres hemos tenido que entrar al mercado laboral. No entraré a explicar las razones, pero nuestra entrada se ha traducido en una precarización del mercado laboral y ha introducido un elemento clave para el  análisis. El empleador prefiere contratar mujeres. Más sumisas, que cobran menores salarios y que son más fáciles de intimidar. Por eso al sindicalismo y a la sociedad debe interesarlesuna sociedad nueva, equitativa, en donde la mujer pueda concebirse como un ser pleno, independiente en lo social y lo económico, para no ser sometida en lo más mínimo a ningún tipo de dominación ni explotación. En donde pueda valorarse frente al hombre como persona libre, igual y dueña de su destino. El tema de la equidad en lugar de ser una amenaza para los varones; garantiza la democracia.

Reseña de “Primeros materiales para una teoría de la jovencita”

El deseo como campo de batalla

Ana Chicote

Rebelión

 

 

Nuestra disposición a deshacernos en relación con otros constituye la oportunidad de llegar a ser humanos . Que otro me deshaga es una necesidad primaria, una angustia, claro está, pero también una oportunidad: la de ser interpelada, reclamada, atada a lo que no soy, pero también movilizada, exhortada a actuar, interpelarme a mí misma en otro lugar y, de ese modo, abandonar el “yo” autosuficiente considerado como una especie de posesión.” Judith Butler ( Dar cuenta de sí mismo, violencia ética y responsabilidad )

Este libro de Acuarela Libros tiene la virtud de llegar en un momento idóneo. Si algo ha puesto en evidencia la crisis del capitalismo salvaje es lo que Richard Sennett vaticinaba en 1998 al final de La corrosión del carácter : “Un régimen que no proporciona a los seres humanos ninguna razón profunda para cuidarse entre sí no puede preservar por mucho tiempo su legitimidad”.

Primeros materiales para UNA TEORÍA DE LA JOVENCITA es una crítica feroz de cómo un sistema basado en el mercado ha colonizado lo más íntimo e idiosincrásico del ser humano: la subjetividad, lo íntimo, las emociones, las pulsiones, el deseo singular, la misma capacidad de amar. El control de los ciudadanos ya no se ejerce desde un “afuera”, sino desde dentro de los propios seres humanos, que asumen el control de sí mismos para adaptarse a un deseo expropiado: la publicidad y la ciencia médica nos dicen en qué consiste biológica, genética y socialmente el amor, y el mercado nos lo vende para que lo consumamos. Se trata de la interiorización de la lógica capitalista en lo que parecía un reducto inconquistable de “autenticidad”, de rebelión contra el poder social.

La figura de “la Jovencita” encarna este deseo expropiado, alienado. A Tiqqun no le interesa describir quiénes son los sujetos que se adaptan a este modelo ideal de individuo, sino las prácticas que consisten en lo que ellos llaman el “proceso de jovencitización” o el convertirse en Jovencita: el deseo ensimismado, el deseo vacío, el deseo indiferente al otro, cuerpos reducidos a meros continentes que no conectan con su “intimidad” ni con la de otro. La Jovencita no está necesariamente adscrita a un cuerpo de mujer -aunque algunos de sus rasgos se asocien paradigmáticamente a la “feminidad” y por esto quizá sus autores hayan convenido en elegirla-, porque que todos somos consumidores de formas de vida atractivas (productos de marketing), nos obsesionamos por la juventud y la salud, nos esforzamos por adaptar el propio cuerpo a los cánones de belleza y a los usos amorosos de nuestra época, nos desvelamos por nuestra apariencia, odiamos la soledad y rechazamos lo que hay de trágico el ser humano (siempre hay que pensar positivamente), tememos al compromiso, pues esto implica la renuncia y el cierre de otras oportunidades, tememos el encuentro con lo diferente y singular (lo que no se adapta a la garantía de lo conocido), vivimos en la inmediatez y redefinición permanentes, etc.

Aunque el asunto de este libro tiene precedentes históricos (el análisis del narcisismo consumista y de la sociedad del espectáculo, la crítica feminista al poder que se extiende hasta lo privado), su interés o su novedad radica en que no es un ensayo sociológico al uso. Con un lenguaje abstracto entre lo poético y lo filosófico, que alterna el tono grave con el irónico y en ocasiones humorístico, no se propone analizar con detalle las condiciones sociales e históricas en que uno se convierte en un cuerpo-valor de cambio y tampoco sigue un discurso lineal. Escrito con citas dispersas de diversa procedencia (desde autores como Klossowski, Gombrowicz o Proust, hasta artículos de revistas femeninas, pasando por reflexiones de cosecha propia), configura una especie de prisma que desde sus distintas caras describe de forma sugerente cómo la Jovencita experimenta cotidianamente lo que los autores llaman la “nuda vida”: la vida vacía, la vida sin sentido porque nunca se compromete con nada, nunca se detiene auténticamente en nada fuera de sí misma .

La Jovencita es una “modesta empresa de depuración” de todo lo que no contribuye a la circulación del deseo mercantil vendible: la negatividad, la soledad, la enfermedad, la fealdad, el peligro, el compromiso, la muerte… Sin embargo, si, como afirman sus autores, “lo que le queda de humanidad es la causa de su sufrimiento” -una imperfección, por tanto, que también hay que erradicar-, ahí podría residir también la posibilidad de resistencia: “Sólo en el sufrimiento es amable la Jovencita. Salta a la vista aquí una potencia subversiva del trauma”. El sufrimiento puede interpretarse entonces como un síntoma de lo que no se adapta, aquello que “deshace” la fantasía de ser sujetos omnipotentes.

Cómo se convierte uno en objeto de deseo tiene que ver también con los “afectos estándar”, con lo que se supone que debemos sentir, cómo se supone que debemos preparar a nuestros cuerpos, moldearlos para que tengan una vida afectiva y sensual adecuada. Esta es, fundamentalmente, la segunda parte del libro titulada “Hombres-máquina: modo de empleo”, una ampliación del concepto de Jovencita. Los hombres-máquina son autómatas emocionales que responden al dictado de la nueva ciencia médica, de corte biologicista-determinista: “vosotros, vuestras alegrías y vuestras penas, vuestros recuerdos y vuestras ambiciones, vuestro sentido de l a identidad y del libre albedrí o, todo esto no es en realidad más que el comportamiento de una vasta reunión de células nerviosas y de las moléculas que están asociadas a ellas. Como habría podido formularlo la Alicia de Lewis Carrol: “¡usted no es más que un paquete de neuronas!” . Esta ideología científica dictamina que el amor es una “simple reacción química” y ofrece prótesis para nuestro s cuerpos desfalleciente s (como por ejemplo el viagra): “La humanidad futura debe ser funcional y funcionar en todos sus aspectos, incluso si a veces opone resistencia. Cada disfunción representa una falta de eficacia que debe ser corregida. Empalmarse cuando toca o desaparecer”.

Se trata de una ciencia médica que ha ocupado el lugar de la vieja moral para convertirse en un “moralismo fisiológico de masas”: “todos bellos, todos bio”. “El Biopoder está disponible en cremas, píldoras y aerosoles”. “He aquí el tiempo de la farmacología cosmética”. Es un deber moral estar sano, si uno no cuida de su cuerpo y enferma será porque lo habrá querido y deberá responsabilizarse individualmente de su enfermedad. De nuevo la ilusión del individuo autosuficiente y omnipotente que nos vende la publicidad (como si no nos enfermara el aire que respiramos, la comida que tomamos o los trabajos que desempeñamos). Sin duda, las nuevas reformas sanitarias irán por este camino, encarnando una suerte de “darwinismo social-mercantil” en el que sobrevivirán los fuertes. “Habrá de un lado la comunidad de «sanos» y del otro lado los «enfermos». Prestando atención al Nietzsche más dudoso, la primera huirá de la segunda como de la peste.”

Los cuerpos convertidos en mercancías, repite Tiqqun. El “yo” -afectos, pulsiones, deseos- considerado como propiedad, expuesto en un escaparate e intercambiado por otra “cosa” que conserve o aumente mi posesión. “El hombre convertido en cosa considera sus sensaciones con un curioso desapego: nada le pertenece exceptuando las cosas y solamente puede desear las cosas, o a los otros en la medida en que ellos mismos son cosas”. Sin embargo, lo que caracteriza la humanidad que hay en nosotros es la capacidad de que lo desconocido, de que lo otro, lo distinto, nos cuestione y nos “deshaga” -como dice Butler en la cita con la que comenzaba este texto-, con el riesgo, la angustia, el sufrimiento que eso implica para nuestro “yo soberano”, pero también como una oportunidad que nos moviliza, nos cuestiona y nos cambia.

Este ensayo es sobre todo una crítica a esas formas de vida sometidas, mecanizadas. Solo en las últimas páginas se hace un llamamiento a la emancipación de nuestros “cuerpos deseantes” para “comenzar a concebir la posibilidad de comunidades ”. “La comunidad (…) significa: realizar el potencial de insurrección y de invención de los mundos subyacentes a todo vínculo verdadero entre seres humanos”. Quizás lo que se echa de menos en el libro es el desarrollo de la idea de estas comunidades posibles, la descripción, en paralelo a la crítica de las figuras de la Jovencita o de los Hombres-máquina, de experiencias liberadoras de vínculo y deseo, de otras formas de relación entre los seres humanos, por eso el carácter de denuncia se hace, en ocasiones, difícil de asumir. No obstante, es precisamente la claridad con que perfila el comportamiento cotidiano de ese “estar en el mundo sin estar” (que por cotidiano pasa desapercibido, oculto bajo una “normalidad” acrítica) y la ligereza del discurso hecho a base de fragmentos lo que invita a seguir con la lectura y lo que constituye su mayor acierto.

Cada sociedad construye o perfila a los ciudadanos ideales capaces de vivir en ella ejerciendo una cantidad menor o mayor de violencia sobre los sujetos para que se adapten a ella. La violencia que se ejerce en la sociedad del “capitalismo cool” (como lo denominan algunos) no viene dada tanto por las armas o por la imposición de normas sociales represivas, como por la seducción. Si en el capitalismo de las finanzas es el valor abstracto el que se pone en circulación permanente y no tanto el dinero concreto y real que podemos contar en nuestros bolsillos, en las relaciones humanas los seres humanos solo lo son en tanto que portadores de una serie de valores que una sociedad basada en el consumo favorece y premia, cuerpos convertidos en monedas de cambio, todos iguales bajo la apariencia de “marcas distintas”. Ya no se trata solo de que consumamos un producto, sino de moldear nuestras emociones, nuestras reacciones, nuestras decisiones, codificándolas como “adecuadas” e “inadecuadas” para cosificarnos como formas de vida que, paradójicamente, se nos pretende vender. Pero cuando el sufrimiento que esa violencia silenciosa y cotidiana ejerce se hace insoportable, cuando escuchamos al ser humano que grita bajo esas “máscaras sin rostro”, que ya no quiere hablar más “a través de la voz de otros”, cuando la palabra y el cuerpo se reconcilian, ahí comienza la libertad.

 

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso de la autora mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Nube de etiquetas