Apuntes que surgen del curso

comerciales 11

1. “Lo negativo” de la menstruación
Procuramos analizar “lo negativo” de la regla según las propagandas que vimos en clase de toallas que vimos la clase pasada.
La menstruación, a pesar de ser algo regular que todas las mujeres viven, siempre tienen connotaciones negativas. Las propagandas nos convencen de que es algo malo, casi como una enfermedad. Es algo que les debería dar pena y vergüenza a las mujeres, a pesar de que les pasa a todas. Como resultado, las mujeres que están en “esos días” (como si en esos días sucediera algo prohibido o innombrable), deben andar prevenidas y con paranoia a que las vean o las descubran. Tener la regla es casi como tener un secreto muy sucio del que nadie se puede dar cuenta. En otras palabras, que las mujeres se manchen y “delaten” el secreto sería casi como el fin del mundo.
Muchas mujeres utilizan la menstruación como una explicación o justificación “biológica” para estar de mal genio. Como consecuencia, muchos hombres les preguntan a las mujeres si “tienen la regla” o si “está regluda” cada vez que andan bravas o estresadas. Que ambos géneros utilicemos tales expresiones demuestra que la conexión entre menstruación y mal genio es algo que consideramos obvio o inevitable.
La menstruación es mostrada como una incomodidad para la que debemos adquirir productos (toallas y tampones, pero también pastillas). Que se muestra a la menstruación como una lluvia y a las toallas como una sombrilla demuestra nuestra independencia en productos materiales para poder lidiar con la incomodidad de la menstruación.
Las propagandas, que aparentan estar ayudando a las mujeres a superar un obstáculo o una dificultad, primero deben convencerlas de que la menstruación es algo negativo. Contrastan los horrores de la regla con los productos que están promocionados, utilizando colores fuertes, “femeninos” y alegres. También utilizan música alegre y energética, y muestran mujeres flacas y jóvenes (hasta modelos). Todos estos elementos que consideramos positivos funcionan sólo cuando no tenemos la regla, y es por esto que se debe hacer todo lo posible (comprar productos) para esconderla.
Además, las propagandas parecen enfatizar aspectos muy femeninos, como la rumba, ir de compras, el modelaje, las citas. Las toallas tienen diseños femeninos, importancia de los “ultra delgado”.
2. Una “nueva” propaganda
Intentamos pensar en una propaganda sobre la menstruación que fuera completamente neutral. Esto quiere decir que la regla es considerada algo igualmente “normal” a las demás ocurrencias del día. De esta manera, una mujer con la regla no está ni triste ni brava, pero tampoco está extremadamente feliz. Solo está como si no tuviera la regla.
La mujer, que no es muy delgada ni modelo, se levanta y se arregla para ir al trabajo como cualquier otro día. No viste un vestido blanco y apretado, y trabaja, si acaso en una oficina. Sus actividades no son exclusivamente “femeninas”; a diferencia de los comerciales que analizamos en clase, la mujer no iría al centro comercial a perseguir chicos y tampoco iría a un desfile de modas.
En general, nuestro propósito era igualar los días de la menstruación con los otros días de no menstruación, y así demostrar que no es ni una enfermedad ni una condición especial, y que no debería modificar la vida de las mujeres significativamente.
Durante el transcurso de la propaganda, la mujer no está ni triste, ni brava ni feliz por tener la regla. Está “normal”, o como estaría en días de no menstruación. En medio de su día, la mujer de la propaganda se mancha, y esto no interviene en sus actividades dramáticamente. Sólo entra al baño, se cambia de toalla, y continúa su día, sin preocuparse por conseguir pantalones nuevos.
El punto de la propaganda es mostrar a una señora que no está ni triste ni feliz por tener la regla, está normal. Su día transcurre tal como si no tuviera la regla.
La propaganda no tendría música distintivamente feliz, energética o sentimental. Tampoco promocionaría los productos “femeninos” exageradamente. Una mujer que tiene la menstruación compra los productos si ella quiere, no necesita ser convencida por medio de colores fuertes, diseños o música exaltante.

Anuncios

Comentarios en: "comerciales 11" (1)

  1. Andrés Riveros Fajardo dijo:

    Interesante el “desplazamiento” que se hace el hecho de la menstruación a un plano de la vida cotidiana. Esto se evidencia en la representación de una mujer trabajadora, lejos de sus “clichés” culturales y alejada de un peso, casi moral, de estar en este período biológico. Estos “desplazamientos” discursivos sobre prácticas y representaciones que nos parecen naturales (menstruación es un problema) es lo que tratamos de hacer en clase.
    Muy bien!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: