Apuntes que surgen del curso

comerciales 10

Daniel
Natalia
Giorgio

Trabajo en clase Discursos de la menstruación

Los comerciales publicitarios han intentado, en vano, de dar una publicidad a la realidad de las mujeres con respecto a la mentruación. No obstante, se han enfrentado a una especie de estereotipo en donde la menstruación es un defecto de las mujeres. Así, sus comerciales se caracterizan por intentar esconder ese “pecado” dando una amplia gama de posibilidades de toallas higiénicas, unas más largas, otras más anchas. Un factor que domina en los comerciales es el omnipresente temor de las mujeres porque se revele que están en el periodo. En vez de representarlo como algo de natural, se encargan de asentuar la incomodidad de las mujeres con su defecto. También, supuestamente, la menstruación está diseñada para limitar a la mujer, en donde si no posee una toalla higiénica lo suficientemente absorbente, no puede salir de fiesta, ni estar con animales, al igual que quedan al margen de la felicidad que gozan los hombres los cuales no sufren de una limitación cada mes. En suma, los comerciales se concentran en desarrollar, y asentuar, la imperfección de las mujeres al manifestar la inseguridad e incomodidad de las mujeres impuras cuando están en el periodo, el cual se debe, en toda circunstancia, esconder.

Guión de Comercial:
Personajes:
– Natalia: Personaje principal
– Guillermo: Padre de Laura
• Matilde: Madre de Laura
• Andrés: Esposo de Laura
• Alejandra: Hija de Natalia y Andrés.

Escena I:
Son las tres de la tarde, con apariencia de ser un viernes ó sábado, y Matilde está en la puerta de la casa y dice, “Volveré por ahí a las ocho de la tarde, después de verme con mis amigas”. Cierra la puerta, y sale en su carro. Se enfoca rápidamente el cuarto de Natalia, y se da a entender que ella no escucha a su madre despedirse.

Escena II:
Cuando empieza a atardecer, Natalia, de catorce años de edad, se encuentra en su cuarto haciendo sus deberes, cuando se da cuenta que algo sucede en sus partes íntimas. Se asusta por un momento, y recuerda que sus compañeras en el colegio estaban hablando de la menstruación y sus propias experiencias de su primera vez. Sin embargo, en el ámbito escolar, sus compañeras lo hacen ver como si fuera un problema, o que sea asqueroso que le sangre sus partes íntimas. Inmediatamente empieza a buscar a su madre por la casa, pero no es capaz de encontrarla.

Escena III:
En la sala, leyendo un libro, se encuentra Guillermo, cuando ve a su hija preocupada, actuando como si ocultara algo en su cintura, dice, “¿Hija, qué tienes?”.
Natalia le responde, “Papi, creo que tengo un problema. Necesito a mi mamá.”
Guillermo, concertado, empieza la probabilidad de que, por la forma extraña de actuar su hija, le haya llegado el periodo por primera vez, y dice “Tu mamá salió a verse con las amigas, pero qué clase de problema tienes, puedes contarme lo que quieras.”
Natalia, muy apenada, no puede evitar mirarse constantemente su zonas privada, pero no es capaz de decir nada concreto. Guillermo, se da cuenta que a su hija le ha llegado por primera vez la menstruación. Sin embargo, mira el reloj, pero apenas marcan las seis de la tarde, afronta el rol paternal que su hija necesita para que le explique sus cambios y responde, “Ven acércate, eso no es ningún problema. Es el inicio de una etapa hermosa, en la cual disfrutarás los mejores momentos de tu vida. Mi hija, ya toda una mujer, jamás veas ésto como un defecto, cuando es tu más preciado dote de la naturaleza.” Natalia se tranquiliza rápidamente y abraza a su padre sonriéndole.

Escena IV:
Natalia, y su esposo Andrés, están en su casa, con su hija de trece años Alejandra. Cuando Alejandra nota algo extraño en su cuerpo nuevamente, y se asusta al sentir un líquido extraño en su ropa. Estando los tres reunidos, ambos padres se dan cuenta de que sucede algo con Alejandra. Alejandra, extrañada dice, “Mami, tengo un problema”. Al igual que cuando Natalia era pequeña, actua de una forma de incomodidad. Natalia, que ya le había contado su experiencia a Andrés y estaban conscientes que la fecha no se iba a prolongar mucho, mira a Andrés y le da una mirada de aprobación a lo que ambos están pensando, que es que a su hija le ha llegado por primera vez el periodo. Andrés, sonríe enormemente, y abraza a su hija y empieza a hablarle. Natalia, mira orgullosa a su esposo y a su hija, hablando de lo que antes se pensaba que era un tema exclusivo en la privacidad femenina de la casa y recuerda la voz de su padre.

Anuncios

Comentarios en: "comerciales 10" (1)

  1. Muy interesante su propuesta de incluir a los hombres (los padres) en ése proceso que el colegio ha enseñado como asunto femenino y secundariamente como masculino. Es interesante que, si este tipo de situaciones se desarrollan en marcos familiares, las acciones sean entre pares, sin distinciones de sexo-género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: