Apuntes que surgen del curso

Comercial

En los comerciales la menstruación es presentada como una situación negativa que debe ser escondida en todos los sentidos. Se habla de ella como un problema vinculado a accidentes u ausencia de seguridad, confianza y libertad; aunque sea un proceso natural que compartimos muchas personas (tanto las que se identifican como mujeres como las que no), es tratado como un secreto cuyas manifestaciones deben ocultarse para poder desarrollarse ‘’normalmente’’ en el día a día, pero casi nunca en relación a sus propias actividades o deseos, sino frente a una compañía o audiencia masculina que debe poder disfrutar de ella sin que este proceso interfiera.
Visualmente se usa cierto tipo de mujeres. Estas tienden a ser mujeres blancas, ‘’femeninas’’, de una estratificación socioeconómica alta, en un rango de edad entre 15 y 30 años, delgadas, sin ningún tipo de discapacidad, con ropa apretada o clara que acentúa su cuerpo. En general estas se mueven en ámbitos no laborales ni académicos, pero incluso cuando lo hacen (sobre todo en el caso de la representación de universitarias) no están estudiando, investigando leyendo, etc. sino que están socializando con hombres o a punto de hacerlo. Cuando trabajan son profesiones vinculadas a mostrarse, no son amas de casa, ejecutivas, personas que trabajan con su cuerpo o hagan un esfuerzo física.
Por otra parte, cuando se habla y se presenta la menstruación si obvian sus características naturales, mostrando siempre el flujo menstrual como un liquido azul homogéneo (sin ninguna partícula medianamente ‘’solida’’ ). Cuando se trata de lidiar con sus efectos como el olor o la comodidad si se presentan soluciones in
Igualmente se presentan los productos como instrumentos indispensables para solucionar un problema que dificulta vivir normalmente. Por otra parte esta es una situación negativa que debe solucionarse para poder moverse en la esfera esencialmente pública (calles, universidades, pasarelas, discotecas, centros comerciales), donde hay ‘’otro’’ que no debe mostrar que se está menstruando, incluso en los pocos casos que se está en una esfera privada (como un cuarto para dormir por la noche) permanece el ‘’otro’’ (una pareja masculina que refuerza la heteronormatividad) quien no debe notar o no debe ser molestado porque la mujer este menstruando. Finalmente, es importante notar que todas las propagandas mantienen el tabú vinculado a la sangre menstrual, pues este último es absolutamente silenciado en esta.
Propaganda:
En la primera escena queremos mostrar diversos tipos de mujeres empezando su día, estas deben mostrar variedad en cuanto a razas (no solo blancas), cuerpos (no solo delgadas y sin ninguna discapacidad), estratos (no solo los espacios que se puedan asumir como de estratos altos urbanos), edades y géneros (no solo que se presenten y se vean como mujeres) y que al ‘’descubrir’’ que están menstruando no cambien radicalmente su ánimo (volviéndose ‘’intratables’’ o deprimiéndose) sino que no se planteen la necesidad de cambiar sus actividades.
Después será importante mostrar como la toalla se escoge como una herramienta que se adapta a las diversas actividades que realicen las mujeres, tanto en el ámbito público como privado y tanto las actividades personales como colectivas. Aquí podrían mostrarse por ejemplo escenas de mujeres deportistas que usan su toalla para que les permita moverse con mayor comodidad (dejando el miedo a accidentes a un lado); de mujeres que trabajan fuera y en la casa con diversos tipos de actividades físicas, o incluso que se queden en la casa, todas escojan su toalla según su actividad y no porque deban salir, mostrarse y actuar ‘’naturalmente”.
Igualmente sería importante mostrar que cuando sucede un ‘’accidente’’ este se asume tanto por hombres y mujeres como algo que pasa y no debe ser ocultado a toda costa, sino algo en lo que se pueda ofrecer ayuda para la comodidad, no para mantener el secreto. En este caso, nos parecería importante que cuando haya un accidente o se necesite una toalla las personas que no menstrúan (tanto mujeres como hombres) puedan ayudar ofreciendo abiertamente toallas que carguen ellos, en una fuente de analogía al ‘’deber” de las mujeres de cargar condones.
Finalmente, será importante que todas tomen su día satisfechas porque su toalla les permitió hacer lo que querían y necesitaban; pues la menstruación no les impidió hacer nada. Adicionalmente se quiere borrar el deseo sexual y la heteronormatividad, dando paso a diversos tipos de sexualidades.

Laura , Luis, María, María Alejandra, Laura Andrea Juliana

Anuncios

Comentarios en: "Comercial" (1)

  1. Sí, es importante hacer ese vínculo entre mujer heteronormativa y los anuncios. De esta manera las compañías están proponiendo no solo la patalogía de la menstruación pero están creando y reproduciendo estereotipos de la mujer como ser social y no intelectual. Tampoco muestran a mujeres lesbianas, o sea, una mujer que se preocupa por lo que pensará su novia, siempre es entorno al novio. Y finalmente, el incluir a una mujer en sillas de ruedas nos recuerda que esa persona, ES una persona, y no un “discapacitado” sin sexualidad, sin género.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Nube de etiquetas

A %d blogueros les gusta esto: